Genaro Meza es un preso político

En la madrugada del 18 de octubre de 2017, elementos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) irrumpieron violentamente en la choza de Genaro Meza, ubicada en el asentamiento Táva Jopói –Curuguaty, departamento de Canindeyú– para apresarlo.

Los fiscales Joel Cazal y Alberto Torres, de la Unidad Antisecuestro y Antiterrorismo, lo imputaron por los hechos punibles de privación de libertad, secuestro, extorsión, extorsión agravada, terrorismo y asociación terrorista, en el marco de la investigación por el secuestro del colono menonita Franz Wiebe, entonces de 17 años. Lo acusaron de ser un “soldado activo” del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y de haber participado en el cautiverio del adolescente. Lo señalaron como pariente de la prófuga Magna Meza. Incautaron de su humilde tugurio una mochila camuflada, dos celulares, botas de lluvia, quepis y panfletos políticos que critican al gobierno de Horacio Cartes, parte de la propaganda que realiza el Partido Paraguay Pyahurã (PPP), del cual es militante.

La jueza Inés Galarza, de Santa Rosa del Aguaray (San Pedro), dispuso para él prisión preventiva por el tiempo que durara la investigación (6 meses), plazo que se cumplió en abril pasado. Pero don Genaro permanece recluido hasta el día de hoy en la penitenciaría de Cnel. Oviedo (Caaguazú).

Desde el mismo instante de su detención arbitraria, sus vecinos, correligionarios y compañeros y compañeras de su organización, la Federación Nacional Campesina (FNC) y de su partido, se han entregado a la tarea de arrimar elementos probatorios que demuestran fehacientemente que Genaro Meza es inocente y es, por lo tanto, un preso político.

Es tarea del Ministerio Público la recolección de evidencias para inculpar a una persona que goza del principio de inocencia como garantía procesal y constitucional, pero ante la razonable sospecha de la criminalización, el pueblo organizado emprendió la labor y obtuvo resultados que, en su momento, acercó a la Fiscalía.

De esa manera, el parentesco con Magna Meza fue desmentido fehacientemente. No hay indicios serios de la supuesta participación de don Genaro en el secuestro del joven menonita. No puede Genaro Meza estar en dos lugares al mismo tiempo, a menos que posea el don de la ubicuidad. Y durante el cautiverio de Franz Wiebe, don Genaro estuvo en Asunción por problemas de salud y también estuvo acompañando diversas actividades políticas en donde, con un delantal y un tocado, hacía de jefe de cocina en las ollas populares que lo convocaban. Así también, desde el área técnica de la Fiscalía, trascendió que no se hallaron evidencias tras el peritaje de los dos teléfonos celulares incautados.

Don Genaro, que pasó Navidad, año nuevo y su cumpleaños N° 65 en situación de cárcel, es productor en pequeña escala de piña y tiene otros cultivos como la banana y la mandioca, además de criar gallinas que, tras el asalto de la FTC, les fueron robadas. Soñaba con que su casita fuera un lugar de encuentro comunitario. Con sacrificio compró algunos materiales como chapa, ladrillo y madera y la comunidad ahora se organiza en minga para ayudarlo a cumplir ese sueño, remodelando su sitio.

La comunicación que se ejerce desde los movimientos sociales es clave cuando la prensa empresarial estrecha filas en torno a una causa. Es lo que parece que ocurre con el caso de Genaro Meza, quien desde los medios corporativos es presentado como un criminal. Pero, si la comunicación es fundamental para dar a conocer y desnudar el terrorismo de Estado y la criminalización descarada que tiene origen en organismos clasistas, también lo son las acciones y la perseverancia del pueblo organizado. Eso lo entienden muy bien las compañeras y compañeros de base de la FNC y del PPP, que no han dejado de reclamar la libertad de don Genaro Meza desde el 18 de octubre de 2017, cuando prácticamente lo secuestraron de su vivienda, esposado.

Desde ese instante, la gente que lo conoce y que convive con don Genaro en los cierres de ruta, eventos políticos y espacios colectivos, organizacionales y agrícolas, se movilizó para fundamentar el craso error del Ministerio Público.

Se realizaron en el marco de esa titánica tarea, movilizaciones multitudinarias, marchas y cierres de ruta, visitas por región a la penitenciaría de Cnel. Oviedo para acercar la solidaridad al compañero, volanteadas, ollas populares, asambleas para debatir sobre la injusticia cometida en su contra; micrófono abierto, exposición de fotos, recolección de firmas para exigir su liberación y mítines semanales frente al edificio de Antisecuestro en Asunción, además de numerosas acciones de incidencia desde la comunicación ejercida en redes sociales y portales de internet.

En ese mismo tenor, desde abril se impulsa la campaña “Genaro es inocente, la Fiscalía miente”, con el acompañamiento de la FNC, del PPP, del Congreso Democrático del Pueblo (CDP) y la CLOC-Vía Campesina Paraguay. Esta campaña sostiene su inocencia pues se encuentran documentadas las actividades en las que don Genaro participaba y que han sido presentadas ante la Fiscalía, que al día de hoy no cuenta con elementos suficientes para justificar su detención.

Franz Wiebe, hoy de 18 años, permaneció secuestrado por 214 días, desde el 27 de julio de 2016 hasta el 25 de febrero de 2017. Su captura se produjo cerca del predio de una estancia en Santa Rosa del Aguaray. El 16 de octubre de 2017, Wiebe prestó declaración testifical ante el Ministerio Público y participó de una diligencia de reconocimiento de personas. Supuestamente identificó Genaro Meza como uno de los cocineros del EPP que lo cuidaron en el campamento del grupo armado, no se sabe por qué los investigadores le presentaron una fotografía de un ciudadano que no tiene siquiera antecedentes policiales, como lo es don Genaro. Dos días después, lo detuvieron a él en su casa, tras 5 meses de trabajo de inteligencia, según declaración del fiscal Joel Cazal. La Fiscalía también sostiene que es la voz de Genaro Meza la que se escucha en un video del EPP leyendo las condiciones a la familia Wiebe, pero también se ha hecho una comparación con otro video del PPP donde Genaro Meza habla y las diferencias son palmarias.

El Partido Paraguay Pyahurã y la Federación Nacional Campesina sostienen que don Genaro Meza es inocente de toda responsabilidad que se le imputa en el marco de esa causa, y que la FTC realiza este tipo de capturas para justificar el millonario presupuesto que se le asigna en su, hasta ahora, huera lucha contra el terrorismo. Don Genaro Meza debe ser liberado inmediatamente y reparados todos los daños morales y materiales que le fueron asestados por los órganos jurisdiccionales que ejercen verdadero terrorismo de Estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s