MCP: Posicionamiento sobre el caso Curuguaty

Logo MCP

Desde del Movimiento Campesino Paraguayo (MCP), comprometidos y arraigados en la lucha por la tierra, expresamos nuestro repudio y profunda indignación ante el montaje de juicio al que someten a los/as campesinos/as acusados en el Caso Curuguaty.

La ocupación es el histórico método del campesinado paraguayo para la obtención de tierras; fue, es y sigue siendo la forma de resistencia efectiva y legítima para que el Estado responda y resuelva mínimamente la demanda de tierras por parte de los trabajadores del campo, en un país en el que (no está de más reiterarlo) el 2% de la población concentra el 85% de las tierras. Estamos convencidos de que la brutal intervención de las fuerzas del orden en la ocupación de Marine Kue el 15 de junio de 2012, amparados por el Poder Judicial, es la tragedia agraria más grande de nuestra historia reciente.

Nos causa vergüenza ajena el papel del Estado en este hecho que marcó a sangre la historia de la lucha por la tierra. El Estado debe ser el responsable de brindar las condiciones de acceso a la tierra, como lo afirma la Constitución Nacional, cuando refiere que se adoptarán sistemas equitativos de distribución, propiedad y tenencia de la tierra. El Estado fue responsable del despliegue de aproximadamente 300 agentes del orden, para acorralar a un poco más de 50 campesinos, entre mujeres y niños, con el desenlace de la muerte de 17 compatriotas, aquel 15 de junio de 2012. El Estado es responsable de la farsa judicial que actualmente está por condenar a 11 inocentes, cuyo único “crimen” demostrado fue la ocupación en tierras del Estado.

El amañado juicio del llamado Caso Curuguaty es la máxima expresión de la criminalización de la lucha social en el país, el cual demuestra un cinismo alucinante al violar todas las formas del debido proceso y sentar un precedente único en la historia mundial que será recordado por mucho tiempo: la falta de garantías que enseña el corrupto sistema judicial de nuestro país. Con el proceso del Caso Curuguaty también salta a la superficie el nefasto legado stronista que todavía nos persigue: como en la dictadura se perseguía, apresaba, torturaba, por disentir con el gobierno o con su línea política, hoy el Estado persigue, encarcela y condena a campesinos por exigir el cumplimiento de su derecho de acceso a la tierra (por limitarnos sólo a este caso), mientras viola abiertamente sus demás derechos básicos, lo que es igual a decir, los derechos de todos.

Nuestro oscuro pasado stronista, tan presente aunque soterrado, tan fuerte aunque nada discutido, tan reciente y tan abandonado, salta apenas se escarba un poco el cascaron del Estado ante las demandas populares. ¿No fue acaso Blas N. Riquelme un falso beneficiario de la contra-reforma agraria stronista? ¿No es acaso esgrimiendo la defensa de la propiedad de Riquelme y Campos Morombí sobre Marina Kue que la Fiscala Ninfa Aguilar solicitó la orden de “allanamiento” sobre la ocupación, el cual se efectuó aquel 15 de junio?¿Hasta cuándo debemos tolerar al molesto germen de las tierras mal habidas sin que el Estado se digne a recuperarlas, mientras los trabajadores del campo son encarcelados por ocuparlas?

La parodia de juicio del Caso Curuguaty no nos permite creer en que se llegue a hacer justicia. Mas aseguramos que el Estado tiene la responsabilidad absoluta de realizar una investigación seria sobre lo ocurrido y condenar a los verdaderos culpables de la muerte de 17 compatriotas.

Porque ya todos sabemos lo que pasó en Curuguaty. Nos indigna que la lucha legítima por recuperar Marina Kue haya acabado en una masacre provocada por fuerzas que responden al Estado. Nos indigna que la muerte de compatriotas se haya utilizado para realizar un golpe contra un gobierno genuino y popular. Nos indigna la actitud de este gobierno que hoy encarcela campesinos y se muestra sordo ante las demandas de la gente, mientras escucha los intereses del gran capital nacional e internacional. Y nos indigna y duele la herida de Curuguaty, que todavía sangra y palpita, en sus condenados-víctimas, en sus muertos-ausentes, en sus familiares-sobrevivientes, en todos nosotros.

Pero el dolor, como la esperanza, nos impulsan a seguir luchando por un Paraguay más justo e inclusivo.

Y porque todos, paraguayos y paraguayas, merecemos respeto y tenemos el derecho de exigir verdad y justicia, creemos indispensable aclamar: Nulidad del juicio y Absolución a los Campesinos acusados, Dolores López, Felipe Benítez Balmori, Lucía Agüero, Alcides Ramírez, Arnaldo Quintana, Néstor Castro, Adalberto Castro, Rubén Villalba, Fani Olmedo, Luis Olmedo y Juan Carlos Tillería. Los compañeros y compañeras del Movimiento Campesino Paraguayo nos solidarizamos con los campesinos y campesinas acusados en el Caso Curuguaty y llamamos a la ciudadanía a sumar su voz de apoyo a los acusados y su aliento de repudio ante tamaña injusticia.

Reafirmamos nuestra posición de seguir firmes, activos y acompañando la lucha de la clase trabajadora en general y del campesinado en particular.

Por la recuperación de todas las tierras mal habidas y una reforma agraria integral!

¡Por un Paraguay democrático, justo e inclusivo!

¡Libertad a los acusados de Curuguaty, Marina Kue del pueblo y para el pueblo!

Es tiempo de Libertad, Curuguaty Absolución Ya

10 de julio de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s