MCP repudia la disposición judicial contra estudiante y activista de la FENAES

11703163_811151158999736_6906934377959339025_n

El Movimiento Campesino Paraguayo (MCP), integrante de la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC), se dirige a la opinión pública para expresar cuanto sigue:

Repudiamos enérgicamente la disposición de la jueza penal de la adolescencia, María Teresa Franco, de prohibir al estudiante Ariel Vera Novara, dirigente de la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (FENAES), su concurrencia a “lugares públicos en donde haya aglomeración de personas”, entre otras medidas restrictivas de la libertad cívica.

El estudiante se hallaba imputado bajo la figura de perturbación a la paz pública por participar de una manifestación de docentes realizada en agosto del año pasado, que había terminado brutalmente reprimida por la policía.

Calificamos tal medida como un abuso de la autoridad judicial y persecución al espíritu crítico y democrático en general, particularmente en las personas que hacen valer su derecho a la manifestación, amparado en la Constitución Nacional.

En octubre del año pasado un grupo de estudiantes se manifestaron en el interior del edificio del Ministerio de Educación y Cultura, reclamando mayor presupuesto para la educación y solicitando una entrevista con la Ministra Marta Lafuente, la que no los atendió y que avala desde entonces la persecución fiscal que se lleva contra ellos, incluyendo a Ariel Vera.
Nos preguntamos, ¿hasta la cuándo la figura de perturbación a la paz pública servirá para desplegar redes de corte legal sobre los grupos sociales que denuncian las faltas y exigen las respuestas de un Estado que, se dice, debe servir al pueblo? ¿Hasta cuándo será la represión (la activa, la que golpea a cachiporrazo abierto, y la pasiva, la sistemática, la que silencia a los alborotadores con imputaciones, la que encarcela) el canal de relacionamiento del gobierno con el pueblo organizado que levanta su voz de reclamo?

Desde el MCP decimos que los verdaderos perturbadores de la paz pública son quienes sostienen un modelo de Estado ajeno a los intereses de la mayoría, en herencia directa de la dictadura stronista, cuyo espíritu sigue merodeando en los corredores y pasillos de todas las instituciones estatales. Los verdaderos perturbadores de la paz pública son quienes no se dignan a dialogar con los choferes crucificados de la Línea 49, los que sostienen una farsa de juicio contra los campesinos imputados por el caso Curuguaty, los que endeudan al pueblo sin consultarle, los que prefieren enviar antimotines en lugar de dar la cara para escuchar a la gente.

Porque no puede haber paz pública en un pueblo endeudado, hambreado, y cuyos derechos cívicos básicos, como la libre circulación y la libertad de expresión y manifestación, son violentados por las mismas autoridades que debían encargarse de velarlos.

Nos solidarizamos, en fin, con el compañero estudiante Ariel Vera Novara y con todos los estudiantes secundarios y universitarios que se organizan y luchan por una mejor educación y un país libre y socialmente justo, para todos y todas.

¡Basta de criminalización de la lucha social!
¡Por una educación liberadora!
Unidas y unidos… ¡venceremos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s