#26M: La huelga general es el resultado de la amenaza de un modelo oligárquico

Imagen

Belarmino Balbuena, dirigente del Movimiento Campesino Paraguayo, dijo esta mañana que la huelga general convocada por los sectores sindicales y a la que se acoplan organizaciones campesinas, barriales, de mujeres, estudiantes, entre otros, “es el resultado de la amenaza de un modelo oligárquico que quiere robarnos la soberanía”.

Sobre las intenciones de frenar la adhesión de la ciudadanía a la huelga por parte del Estado, manifestó que la protesta es masiva y está acompañada de movilizaciones en diferentes puntos del país. “Con la confusión que el gobierno quería instalar, diciendo que los campesinos vienen a violentar, lo que se consiguió fue que la gente cerrara sus comercios y saliera a la calle a sumarse a los huelguistas. La solidaridad de la ciudadanía es total porque los intereses superiores de la patria están en primer lugar”. Sigue leyendo

Conamuri se acopla a la huelga general

Imagen

¡Globalicemos la lucha! ¡Globalicemos la esperanza!

El  miércoles 26 de marzo, a partir de la medianoche, el Paraguay se declara en huelga general contra las propuestas neoliberales del gobierno de Horacio Cartes. Una huelga que implica protestas generalizadas en todos los departamentos con acciones concretas y movilización de la clase trabajadora que reclama derechos ante las intenciones egoístas de las empresas nacionales y las corporaciones multinacionales. Sigue leyendo

#26M: ¡Compatriotas, la patria nos llama!

Imagen

La MCNOC se movilizará en trece departamentos del país y en la capital para acompañar la jornada nacional de protesta y la huelga general, contra la política neoliberal entreguista del gobierno de Horacio Cartes, la derogación de la Alianza Público-Privada APP.

Asimismo, la derogación de la Ley de militarización, el cese de la persecución y criminalización de las luchas sociales, la reforma agraria integral, la recuperación de las tierras malhabidas, el impuesto a la soja, la tarifa eléctrica popular y el no a los tarifazos. Sigue leyendo

IALA Guaraní: Día Mundial del Agua

Imagen

Reivindicamos y sostenemos que el derecho «del» y «al» agua deben ser respetados dentro del marco de la soberanía alimentaria. El derecho «del» agua es el respeto permanente del ciclo del agua, tomado integralmente.

Afirmamos que la privatización y la mercantilización del agua y de todo otro bien común (semillas, tierra, conocimientos locales y tradicionales, etc.) son un crimen contra la tierra y la humanidad. Los grandes proyectos de represas y de centrales hidroeléctricas aprisionan y acaparan el agua, no tienen en cuenta necesidades ni prácticas tradicionales, ni la opinión de las comunidades locales, burlándose de la preservación del ecosistema. Sigue leyendo

Postura de OLT sobre el asesinato del dirigente campesino Eusebio Torres

Imagen

La Organización de Lucha por la Tierra (OLT) se dirige a la opinión pública nacional e internacional para denunciar cuanto sigue:

Repudiamos que el miércoles 12 de marzo fuera asesinado de 5 balazos el compañero Eusebio Torres, dirigente campesino del distrito de Itakyry, departamento de Alto Paraná, hecho de violencia ejecutada por sicarios contratados por sojeros de la zona, ya que el compañero asesinado venía denunciando ante el INDERT la situación de las tierras mal adjudicadas y pedía la intervención del ente estatal para la recuperación de dichas tierras públicas, ocupadas por sojeros.  Sigue leyendo

MCP se pronuncia sobre el asesinato de Eusebio Torres

Imagen

El Movimiento Campesino Paraguayo (MCP), integrante de la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas y la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo y La Vía Campesina Internacional se dirige a la opinión pública para manifestar cuento sigue:

Ante lo ocurrido en el departamento de Alto Paraná en distrito de Itakyry, colonia Santa Lucía el día miércoles 12 de marzo del corriente año, nos indignamos y repudiamos enérgicamente el asesinato del dirigente Eusebio Torres, que se suma a la lista larga dirigentes asesinados desde 1989 en la supuesta transición democrática en Paraguay. Actualmente son 135 compañeros que fueron asesinados. Sigue leyendo

MCNOC, en relación al asesinato de dirigente campesino en Alto Paraná

Imagen

La Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas -MCNOC- se dirige a la opinión pública nacional e internacional para manifestar cuanto sigue:

Lastimosamente continúan sumandose los asesinatos a los dirigentes campesinos, esta vez fue acribillado el compañero Eusebio Torres, presidente de la Comisión Vecinal Santa Lucía, Distrito de Itakyry, Dpto. de Alto Paraná. Sigue leyendo

Carta abierta al Ministro de Agricultura, Jorge Gattini

Imagen

En este día emblemático en que se recuerda la lucha de las mujeres de la clase trabajadora, las organizaciones convocantes nos dirigimos al Ministro de Agricultura y Ganadería, Jorge Gattini, a través de esta carta abierta, en los siguientes términos:

Desde los movimientos campesinos e indígenas y organizaciones de la sociedad civil, tenemos la firme convicción de que nuestra lucha no tiene fronteras. Los mismos problemas que enfrentamos en el campo y la ciudad se pueden sentir también en la región y en otras zonas muy pobres del planeta, donde no queda más que organizarse en torno a un objetivo, tomar las calles y salir en busca del buen vivir para nuestros pueblos. 

Las mujeres hemos acompañado desde hace más de un siglo estas luchas. Hemos dejado la chacra para unirnos a la movilización y levantar banderas de protesta; hemos dejado la comodidad del hogar para solidarizarnos e indignarnos; tomamos en brazos a nuestros bebés para amamantarlos mientras realizamos cortes de ruta, en procura de conquistar derechos que nos han sido, y nos siguen siendo, negados por ser mujeres, por ser pobres, por ser campesinas o indígenas. Sigue leyendo

Manifiesto unitario por el Día Internacional de las Mujeres

Imagen

Hoy, conmemorando el Día Internacional de las Mujeres, unidas en acción, desde el campo y la ciudad y desde la diversidad de nuestras identidades, denunciamos con firmeza que no tenemos acceso pleno a nuestros derechos humanos y que la violencia se ejerce a diario sobre nuestros cuerpos y sobre nuestras vidas: en las calles, en las casas, en las instituciones públicas, en la política, en el campo y en la ciudad.

La violencia que se ejerce hacia nosotras es estructural, económica, física, psicológica y simbólica, y la ejercen muchos sectores de nuestra sociedad, y en particular el Estado con acción directa o con ausencia de políticas.

Nos violentan en las calles porque no tenemos seguridad cuando nos desplazamos o cuando salimos a exigir nuestros derechos; las violaciones no son tomadas con seriedad por las instituciones públicas y cuando somos travestis o trans, nadie hace nada: más de 50 compañeras trans fueron muertas en las calles desde 1989 y nadie fue juzgado ni castigado por estos crímenes.

Nos violentan en las casas, donde el abuso sexual a las niñas y adolescentes se evidencia en las impactantes   tasas de embarazo en esta franja etaria, que hoy ocupan un 20% de todos los embarazos, y donde la violencia doméstica e intrafamiliar se ha cobrado, sólo en lo que va del año, siete  asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas. El feminicidio es una realidad lacerante en nuestro país.

Nos violentan en el espacio laboral, donde nos acosan sexualmente, nos despiden estando embarazadas o porque tenemos hijas e hijos pequeños y hasta nos exigen fechas de menstruación, mientras se incumplen sistemáticamente las leyes laborales para las mujeres. Si somos trans, ni siquiera tenemos oportunidades de trabajo.

Nos violentan a las obreras y trabajadoras cuando nos explotan en el empleo doméstico sin igualdad legal, en supermercados o en comercios que violan las reglas laborales, en trabajos clandestinos en la confección sin mínimos derechos, o cuando desde nuestras voces decimos que somos trabajadoras sexuales y no nos reconocen. Y nos violentan porque las mujeres seguimos ganando menos por igual trabajo y porque no se valora el aporte del trabajo doméstico ni del trabajo de cuidado a la economía de nuestra sociedad.

Nos violentan en nuestras propias tierras ancestrales cuando nos privan de ellas, nos expulsan y nos obligan, como indígenas, a vagar por las ciudades ante la mirada discriminatoria de una sociedad que no nos reconoce como iguales, y nos someten a la trata y a la explotación sexual y laboral.

Nos violentan en las comunidades campesinas e indígenas, donde desde el agronegocio y con complicidad estatal nos fumigan a diario, produciendo enfermedades en nosotras y   en nuestros niños y niñas, contaminando nuestros cultivos, imputando y enviando a prisión a campesinas que luchan por un pedazo de tierra donde criar sus familias, como en el caso de las mujeres presas sin pruebas por la masacre de Curuguaty y de las mujeres imputadas por luchar contra las fumigaciones. Y nos violentan con la expansión de un modelo productivo de monocultivo  que  destruye  nuestras  posibilidades  de  alimentación  sana  y  nos expulsa de nuestras comunidades, dejándonos expuestas a la trata para esclavitud sexual en nuestro país y fuera de nuestras fronteras.

Nos violentan en el ámbito de la salud, donde somos maltratadas, discriminadas  o simplemente ignoradas cuando   acudimos a solicitar atención, revictimizadas cuando recurrimos a los servicios porque nos violaron o nos golpearon y hasta debemos automedicarnos cuando nos rechazan por nuestras identidades sexuales.

Nos violentan cuando criminalizan el aborto, obligando a prácticas inseguras y clandestinas a miles de mujeres, y matando de esa manera a un promedio de 30 mujeres cada año, cuando en los establecimientos de salud denuncian a quienes llegan a buscar ayuda y cuando el sistema penal persigue a unas cuantas víctimas, todas mujeres pobres y sin condiciones para defenderse.

Nos violentan por nuestra opción sexual, cuando desde una cultura machista, patriarcal y heterosexual se nos trata como anormales y se nos agrede porque somos lesbianas.

Nos violentan cuando se invisibiliza nuestra existencia y se ignoran nuestros derechos como mujeres de la tercera edad, sin reconocer los aportes que hemos hecho y seguimos haciendo a la sociedad. También nos violentan si somos niñas, como si tuviéramos que esperar para tener derechos, y como jóvenes, cuando nos niegan oportunidades de trabajo, de formación y de autonomía.

Nos violentan como estudiantes, con una educación sexista y discriminatoria, privándonos de educación gratuita, laica y de calidad, así como de una educación sexual integral que evite la terrible cifra de un 8,7% de nuevos diagnósticos de VIH en niñas, niños y adolescentes. Y nos violentan cuando por razones religiosas se obstaculiza o impide que se aprueben leyes o políticas públicas que nos permitan poder gozar de nuestros derechos sexuales y de nuestros derechos reproductivos.

Nos violentan desde los medios de comunicación, transformándonos en objetos de consumo y venta, cuando nos ponen al mismo nivel de autos o cerveza en publicidades con las que bombardean cotidianamente a nuestra sociedad.

Nos violentan desde la política, cuando masculinizan y monopolizan los espacios de poder político y nos excluyen de los ámbitos de decisión para nuestro país. Y nos violentan en el ámbito judicial, cuando ni siquiera   investigan las agresiones sexuales que sufrieron miles de nuestras congéneres durante la dictadura stronista.

Nos violentan con políticas de entrega de nuestros bienes, creando las condiciones para enriquecer a unas pocas personas, sumirnos más en la pobreza y cercenar así el futuro de nuestros hijos e hijas. Y nos violenta el Presidente de la República con insultantes declaraciones que constituyen un atentado a la soberanía nacional al ofrecer al país como una “mujer fácil y bonita”, o alentando a extranjeros a que se “use y abuse del Paraguay”, denotando el absoluto desprecio a nuestra dignidad y exhibiendo un pensamiento machista y misógino, que avala la violación   de nuestros derechos y de nuestros cuerpos.

Porque el Paraguay es nuestro, nosotras lo construimos con nuestras manos, nuestras mentes, nuestra historia, nuestros esfuerzos y nuestros dolores, queremos la plena vigencia de todos nuestros derechos y exigimos:

¡Basta de sojización, agrotóxicos, fumigaciones y expulsión campesina e indígena en el Paraguay!

Sigue leyendo

Acto público por el Día Internacional de las Mujeres

Logo CMC

La Coordinadora de Mujeres Campesinas, integrante del Movimiento Campesino Paraguayo (MCP),  en el marco del Día Internacional de la Mujer, prevé la realización de un acto público en honor a las mujeres heroínas y luchadoras que han entregado sus vidas en la lucha por los derechos humanos y en defensa y la reconstrucción de nuestra querida patria guaraní. Ellas son, por citar algunas: Carmen Soler, Regina Mareco, Soledad Barret, Juana Peralta, Julia Solalinde, Antonia Perruchino y muchas otras compañeras caídas en la lucha por el derecho de las mujeres y la justicia social.

Como mujeres campesinas organizadas, reivindicamos el papel fundamental de las mujeres en la  reconstrucción de nuestro país después de la Guerra de la Triple Alianza y en todo el proceso de la lucha y de resistencia ante las políticas antipopulares de los gobiernos entreguistas y antipatrióticos que tuvimos posterior a la pérdida de la Independencia nacional. Sigue leyendo